Limpiaparabrisas náuticos, piezas, repuestos, tipos y precios

limpiaparabrisas náutico

¿Qué es un limpiaparabrisas náutico?

Es un elemento utilizado para barrer el agua y la suciedad que se va acumulando en el parabrisas de un vehículo o medio de locomoción. Cuando pensamos en la palabra “limpiaparabrisas” la asociamos a los automóviles, pero no son de uso exclusivo de los mismos.  Existen también aplicados a autobuses, tranvías, locomotoras de tren, aviones y barcos. Estos últimos son objeto de esta entrada: los limpiaparabrisas náuticos.

Cuando la norteamericana Mary Anderson inventó y diseñó este artilugio, no fue consciente de la importancia real de su hazaña. Si lo analizamos brevemente, enseguida nos daremos cuenta de que el limpiaparabrisas es un elemento de seguridad de la embarcación. Si está desgastado o en malas condiciones, la navegación puede tornarse peligrosa.

El limpiaparabrisas náutico es un invento importantísimo para la seguridad en la navegación

Su finalidad es mantener limpio el parabrisas, mejorando la visibilidad y aportando a nuestras travesías la mayor seguridad.

No se utiliza en todas las embarcaciones, pero por poner un ejemplo, será de uso obligatorio en lanchas a motor. La razón es obvia. Al alcanzar velocidad se generará aerosol que impactará sí o sí contra el parabrisas de nuestro barco.

¿De qué piezas se compone un limpiaparabrisas náutico?

Básicamente podemos hablar de dos piezas indispensables: el brazo limpiaparabrisas pantógrafo y las escobillas. En efecto, el dispositivo se compone de un brazo que posee un borde de goma en uno de sus lados. Dicho brazo se mueve oscilante sobre el vidrio haciendo que las escobillas (los bordes de goma) eliminen el agua y la suciedad.

Si hemos optado por un sistema de limpiaparabrisas con motor, habrá que añadir este último como elemento básico e indispensable del kit. Por ello, a continuación vamos a ver los distintos tipos de elementos de limpieza que podemos encontrar.

¿Qué tipos de limpiaparabrisas náuticos nos ofrece el mercado?

En el amplio abanico de posibilidades que nos ofrecen los fabricantes en cuanto a limpiaparabrisas náuticos, podemos encontrarlos con dos tipos de funcionamiento:

Limpiaparabrisas manual

Como su nombre indica, se maneja desde el interior usando un mango. Su velocidad vendrá determinada por el ritmo de movimiento de nuestra mano. Su ventaja es que es muy económico.

Limpiaparabrisas motorizado

En este caso, el sistema se acciona con un motor de pequeñas dimensiones. Aunque resulta más caro que el limpiaparabrisas manual, nos aporta muchísima comodidad y seguridad.

Los más usados son los limpiaparabrisas náuticos motorizados

Cuestiones importantes en los limpiaparabrisas que funcionan con motor

¿Es importante que dispongan de la opción de retorno automático?

Dependiendo del tipo de motor, puede suceder que el limpiaparabrisas se detenga o regrese al punto de inicio cuando desconectamos su fuente de alimentación (usando el interruptor del tablero). Evidentemente, lo ideal es que el brazo pantógrafo vuelva al inicio y no dificulte la visibilidad.

¿Con cuántas velocidades podemos elegir los limpiaparabrisas náuticos?

 Al igual que sucede con los automóviles, los hay con dos velocidades o dos marchas porque hay motores con fuente de alimentación dual. Si disponemos de una segunda velocidad opcional muchísimo mejor. Con ello podremos elegir la opción más conveniente para limpiar el parabrisas o despejar el agua de lluvia.

¿Qué ángulo de barrido deben tener los limpiaparabrisas náuticos?

Dependiendo de las dimensiones del vidrio de nuestra embarcación, debemos elegir un ángulo de barrido diferente. En ciertos motores se puede ajustar y en otros se fija, todo depende del modelo. El ángulo máximo suele ser de 120 grados.

Para elegir el ángulo de barrido del limpiaparabrisas tendremos en cuenta las dimensiones del vidrio o metacrilato de nuestra cabina

¿Qué longitud debe tener el eje que va unido al brazo del limpiaparabrisas?

Para poder acertar en nuestra elección, debemos ser cautelosos con este extremo. Debemos pensar que los motores que accionan los limpiaparabrisas náuticos están instalado en la cabina y que el “kit de limpieza” se halla en el parabrisas. Para un buen funcionamiento, es necesario que el eje que incide sobre el brazo pantógrafo sea largo. Para calcular esta medida tendremos en cuenta que debe cruzar la pared donde se haya instalado el motor.

 Las longitudes del mencionado eje oscilan entre 38 y 55 mm. Especial cuidado hay que tener con estas medidas porque hay motores con eje corto. Todo depende, como siempre os decimos, de las características de vuestra embarcación. En este punto, si no lo tenéis claro, optar por pedir siempre consejo a vuestro experto en náutica.

¿Cuánto suelen durar el brazo pantógrafo y las escobillas?

Todo depende del uso que hagamos de nuestra embarcación y del “buen uso” de mantenimiento que hagamos de nuestro kit limpiaparabrisas. Por poner un ejemplo, jamás intentaremos activar su mecanismo cuando haya hielo o nieve.

Lo mejor es verificar su eficacia cada vez que lo utilicemos y aprovechar la varada anual para proceder al cambio de las escobillas. También podremos sustituir el brazo o el motor.

Es altamente recomendable sustituir las escobillas si en nuestro campo visual central aparece una raya que no desaparece ni con limpieza.

Será imprescindible y obligatorio cambiar las escobillas del limpiaparabrisas si percibimos que aparecen superficies del mismo por donde las escobillas no realizan su misión o se quedan más empañadas de lo habitual.

El mercado nos ofrece todo tipo de recambios y repuestos sin tener que cambiar el dispositivo entero. Así pues, encontramos escobillas, brazos y motores que se pueden combinar entre sí consiguiendo la mejor de las eficacias.

Además, si también deseas que tu limpiaparabrisas inyecte agua en el vidrio para conseguir una limpieza excelente, también puedes incorporar al conjunto un depósito provisto de bomba eléctrica.

¿Cómo escogeremos las escobillas de los limpiaparabrisas náuticos?

Si el vidrio de nuestra embarcación es plano, las escobillas de goma básicas son perfectas. Si el vidrio, por el contrario, tiene forma curva, necesitaremos unas escobillas cuya goma se adapte a dicha forma para garantizar una limpieza eficaz y óptima.

limpiaparabrisas náutico

¿Qué marcas de limpiaparabrisas náuticos nos ofrece el mercado?

En Nautic Passio trabajamos con todas las marcas punteras del mercado para que puedas elegir los productos que mejor se adaptan a tu embarcación. Confiamos, entre otras, en TMC,  MTM y ANCHOR. Todas ellas nos ofrecen escobillas, brazos pantógrafos y motores y hasta incluso kit completos por si deseas o necesitas cambiarlo todo.

¿Qué precios podemos encontrar en los limpiaparabrisas náuticos?

Así, puedes encontrar un recambio universal de escobillas adaptables a cualquier modelo por tan sólo 4,56 €, cuyo resultado es excelente. Si quieres incorporar otros materiales como acero inoxidable, mucho más resistente a las inclemencias de la meteorología, puedes encontrar escobas por 26,95 €.

Si hablamos de brazos pantógrafos, podemos encontrar precios que oscilan entre los 72 € y los 327 € dependiendo de las prestaciones, medidas y materiales. En la sección de motores los puedes encontrar desde 83 € con unas prestaciones excelentes. No olvides las impactantes ofertas que tenemos para ti en kit completos de limpiaparabrisas náuticos.

¿Cómo puedes contactar con Nautic Passió?

Hay diversas vías para que tú elijas la que más cómoda te sea. Nos puedes encontrar en el teléfono 652 872 295, en la dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com, a través de nuestro formulario de contacto, directamente en nuestra tienda de náutica online o, si lo prefieres, puedes acudir a nuestra tienda física de Port Ginesta (Barcelona).

Por ti y por tu seguridad en la navegación, revisa y conserva en perfecto estado tus limpiaparabrisas náuticos.

¿Qué diferencia hay entre un limpiaparabrisas náutico y uno de coche?

limpiaparabrisas náutico

En ocasiones las similitudes o características comunes de ciertos elementos o utensilios nos lleva a engaño y en nuestra mente se instala la idea de identidad plena. Algo así sucede con el tema que tratamos en esta entrada. Veamos con detenimiento la diferencia entre un limpiaparabrisas náutico y uno de coche. Vamos a comenzar realizando un breve repaso sobre los conceptos primordiales.

¿Qué es un limpiaparabrisas náutico?

El limpiaparabrisas náutico es un dispositivo utilizado para arrastrar el agua y la suciedad que se va acumulando en el parabrisas de un vehículo o medio de locomoción. Cuando pensamos en la palabra “limpiaparabrisas” la asociamos a los automóviles, pero no son de uso exclusivo de los mismos. Existen también aplicados a autobuses, tranvías, locomotoras de tren, aviones y barcos.

¿En qué consisten exactamente los limpiaparabrisas?

El invento de la norteamericana Mary Anderson estaba ideado, en un primer momento, para los automóviles. Conforme se fue demostrando su enorme utilidad se fue adaptando (con sus particularidades) a otros  medios de transporte.

Los limpiaparabrisas fueron inventados por Mary Anderson y en primer lugar estaban pensados para los coches.

Consiste básicamente en un brazo que gira en torno a uno de sus extremos. El mismo posee un largo borde de goma adosado a uno de sus lados. El brazo se mueve en sentido oscilatorio y pendulante sobre el vidrio, desplazando el agua de la superficie y eliminando la suciedad.

¿Qué diferencia hay entre un limpiaparabrisas náutico y uno de coche?

Acabamos de ver que ambos tipos comparten similitudes en cuanto a utilidad y piezas que lo componen (el brazo pantógrafo y las escobillas), pero evidentemente también existen entre ellos ciertas diferencias. Señalaremos las siguientes:

La obligatoriedad

El limpiaparabrisas es un elemento de uso obligatorio en los coches. Es más, también es imprescindible que todos sus elementos se encuentren en perfecto estado para poder realizar su cometido. Si no es así, al pasar la Inspección Técnica de Vehículos, nos indicarán su “no aptitud”.

Sin embargo, en las embarcaciones su uso no es obligatorio. Y además es lógico. Llevarán incorporado el limpiaparabrisas aquellos barcos que dispongan de cabina y parabrisas. Es ilógico pensar en su instalación si hablamos de un pequeño barquito pesquero o una neumática inflable básica y sencilla.

El uso del limpiaparabrisas náutico no es obligatorio, aunque sí es recomendable en los que disponen de cabina y parabrisas.

Materiales empleados en su fabricación

Ni qué decir tiene que hoy día todos los materiales utilizados para fabricar los limpiaparabrisas pasan controles exhaustivos y exigentes test de calidad.

Es lógico por la importancia que posee dicho elemento en cuanto a la seguridad en la conducción. Si además pensamos que los limpiaparabrisas náuticos están diseñados para vivir en el mar constantemente, tendremos claro que sus materiales deben poseer unas especiales características que los haga resistentes a la erosión, a la humedad, al salitre y al resto de inclemencias climatológicas.

Por ello, el acero inoxidable es una elección excelente para el brazo pantógrafo.

Mecanismo de funcionamiento

Aunque cada vez van siendo menos los casos, todavía hoy podemos encontrar ciertos limpiaparabrisas náuticos manuales. Los mismos se activan desde el interior usando un mango. Esto no sucede, sin embargo, en los limpiaparabrisas de los automóviles. En este último caso, todos poseen un mecanismo que se activa a través de la batería.

Limpiaparabrisas náutico

Tecnología

La tecnología punta y vanguardista que rodea al sector del automóvil se reinventa todos los días y hay vehículos donde podemos encontrar limpiaparabrisas de distintas velocidades y con un funcionamiento intermitente (con pausas entre una pasada y la siguiente).

En el sector náutico, quizá por su NO obligatoriedad, la tecnología no ha incidido tanto en estos elementos. Y aunque es cierto que los podemos encontrar hasta incluso de dos velocidades, la innovación de la intermitencia sincronizada e inteligente no ha llegado hasta los limpiaparabrisas náuticos.

Localización y número de limpiaparabrisas

La mayoría de vehículos poseen limpiaparabrisas trasero o limpialuneta trasera y es ideal para los momentos de lluvia intensa. Con ellos, se hace mucho más fácil la tarea de controlar la visibilidad del espacio que vemos gracias a los retrovisores y se pueden prevenir alcances y colisiones. En el mar, por el contrario, la navegación (o circulación) es diferente. No es necesario poseer una limpialuneta trasera aunque nuestro barco posea cabina.

Momento de la sustitución

En los limpiaparabrisas utilizados en los coches, el fabricante recomiendan su cambio al menos una vez al año. No sucede lo mismo en los barcos. Tengamos en cuenta que no es su uso lo que más desgasta a las escobillas. Son las variaciones bruscas en las temperaturas, la incidencia directa del sol y los efectos corrosivos de la humedad.

Cantidad de limpiaparabrisas

Sabemos que la gran mayoría de vehículos poseen dos brazos pantógrafos para limpiar la luna. La idea es que tanto la parte del piloto como del copiloto posean la misma limpieza y visibilidad.

En los barcos, lo normal es instalar un solo brazo en el vidrio o metacrilato de la cabina. Para elegir el ángulo de barrido ideal, habremos de tener en cuenta las dimensiones del mencionado vidrio. En ciertos motores se puede ajustar y en otros se fija, todo depende del modelo. Es ajustable en algunos motores, o se fija según el modelo. El ángulo máximo suele ser de 120 grados.

En los barcos tan sólo se suele instalar un limpiaparabrisas náutico.

Precio del limpiaparabrisas

En los limpiaparabrisas náuticos los precios de los sets completos o de las piezas sueltas de recambio tienen un precio más asequible que en los vehículos. La razón es obvia. Su mecanismo es mucho más sencillo y básico.

A pesar de sus diferencias, los limpiaparabrisas náuticos y los de automóviles son bastante similares.

 ¿Cómo contactar con nosotros?

Hay diversas vías para que tú elijas la que más cómoda te sea. Nos puedes encontrar en el teléfono 652 872 295, en la dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com, a través de nuestro formulario de contacto, directamente en nuestra tienda de náutica online. Si lo prefieres, puedes acudir a nuestra tienda física de Port Ginesta (Barcelona).

Por ti y por tu seguridad en la navegación, revisa y conserva en perfecto estado tu limpiaparabrisas náutico.

Ahora ya sabes cuáles son las diferencias entre un limpiaparabrisas náutico y uno para coche.

¡Felices vientos!

¿Cómo puedo cambiar el cintón de un barco?

cambiar el cintón náutico

Si buscamos la palabra cintón en el diccionario de la RAE nos encontramos con la sorpresa de que no existe como tal. Sin embargo, para las personas familiarizadas con el argot náutico, el término es comúnmente usado. No te preocupes, cuando termines de leer la entrada desaparecerá el interrogante. Y ya no te preguntarás ¿cómo puedo cambiar el cintón de un barco?

Tenemos que acudir a un diccionario náutico para encontrar una definición, aunque ortodoxa, de la palabra cintón. Remarcamos tal carácter porque al realizar la búsqueda en repetidas páginas de internet, donde se nos muestran diccionarios especializados en términos de náutica, encontramos lo siguiente. El cintón sería “un listón de madera situado en toda la longitud de la parte exterior de la embarcación para defender su costado”. La definición, en efecto, resulta anticuada, porque en la actualidad hay muchísimos materiales con los que se fabrican cintones (no sólo madera).

cambiar el cintón náutico

 

Si seguimos curioseando y buscamos el significado del término “cinta” nos encontramos otra sorpresa. Curiosamente una de sus acepciones va referida al argot marino. La misma hace alusión a un “conjunto de maderos que van por fuera del costado del buque desde proa a popa, y sirven de refuerzo a la tablazón”.

Ya vamos sabiendo más cosas y empieza a vislumbrarse el origen y la realidad del término. También su utilidad. Además de cintones, se conocen también como defensas de perfiles, bordones de protección o contornos. Si la embarcación es muy pequeña toma el nombre de “verduguillo”.

Distintos nombres para un mismo elemento

Estamos ante un accesorio náutico de uso exterior que funciona como elemento protector y de unión entre el casco y la cubierta.

¿Cuál es la utilidad del cintón náutico?

El cintón náutico está diseñado e ideado para aquellas embarcaciones que no cuenten con boyas propias. Teniendo este elemento instalado pueden igualmente estar protegidas y disfrutar de un mecanismo de defensa. Su principal utilidad es proteger la embarcación de golpes indeseados o de las inevitables rozaduras que provocan los cabos en los bordes.

Pero el bordón no solamente cumple con la mencionada función protectora y debemos hablar de utilidades. Un cintón náutico adecuado combate a la perfección los problemas de oxidación causados por la humedad y por otras inclemencias climatológicas. Además de ello, cumplirá una misión estética realzando las líneas más bellas de nuestra embarcación.

El cintón náutico cumple varias funciones en una embarcación, tanto funcionales como estéticas.

¿Realmente cuál es la importancia de un cintón?

La importancia del cintón náutico es tal que algunas embarcaciones lo traen incorporado en su estructura de fábrica y de serie. Para aquellos usuarios cuyas embarcaciones no dispongan del mismo. O, por el contrario, para aquellos cuyos cintones náuticos vayan pidiendo una renovación porque su deterioro sea manifiesto, la buena noticia es que podrán adquirirlo a muy buen precio. Además, su montaje es realmente sencillo.

Si al inspeccionar la parte exterior del barco el cintón no muestra mordiscos o estrías, podemos estar tranquilos. Esto es indicación de que no existen fisuras entre el casco y la cubierta, lo que se traduce en seguridad a bordo. En caso contrario, habrá que sustituirlo como medida de seguridad. Y lo haremos para que la estanqueidad de nuestra embarcación sea óptima y no nos llevemos ningún susto innecesario.

¿Cuáles son los pasos a seguir para cambiar el cintón?

Vamos a distinguir, por lo pronto, dos tipos de procedimientos diferentes dependiendo del tipo de embarcación en la que queramos instalar o sustituir el cintón:

Embarcación con casco rígido

En este caso seguiremos los siguientes pasos para cambiar de manera óptima el bordón o cintón náutico:

  1. Como paso previo, limpiaremos muy bien la zona eliminando restos de silicona del anterior cintón y la suciedad estancada. También aprovecharemos para sellar los agujeros que hubiere por la previa colocación de cintón. Si es conveniente, en aras de conseguir una estanqueidad total, podemos sellar todo el contorno con silicona nueva.
  2. Si el cintón está formado por varias piezas, iremos marcando con cinta adhesiva la posición de los nuevos tornillos e iremos haciendo los correspondientes taladros.

A continuación, pondremos una gotita de silicona, bien en la punta del tornillo, bien en el orificio del taladro, e iremos atornillándolos partiendo desde uno de los extremos del cintón (dejando siempre unos 10 o 15 centímetros en los extremos). Con este pequeño truco de la gota de silicona, nos aseguraremos un sellado óptimo que evitará problemas de corrosión u oxidación en un futuro.

El uso de la silicona en la colocación del cintón náutico evita problemas de corrosión u oxidación en los tornillos que se utilicen.

Embarcación neumática

Aquí utilizaremos un cintón flexible siendo conscientes de que no podemos taladrar. Los pasos serán los siguientes:

  1. Retiraremos el cintón deteriorado y limpiaremos convenientemente la zona eliminando restos de silicona y suciedad adherida.
  2. Aplicaremos con una brocha el pegamento o adhesivo especialmente indicado por el fabricante. Lo haremos a media altura de los tubulares de nuestra neumática.
  3. Por último, fijaremos el nuevo cintón dejándolo secar el tiempo especificado para conseguir una adhesión óptima.

El montaje es sencillo pero tedioso. Si os surge alguna duda o pregunta al respecto, podéis preguntarnos a través del formulario de contacto. Gustosos os ayudaremos y os aconsejaremos en base a nuestra experiencia náutica. Quince años en el sector dan para “algún que otro” consejo.

¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros

Puedes encontrar nuestra tienda física en Port Ginesta, local 519 de Castelldefels (Barcelona).  Si lo prefieres puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 652877295.  O, también puedes usar nuestra dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com

¡Felices vientos!

Helice de proa, ¿para qué sirve?

hélice de proa

¿Qué es una hélice de proa?

Como sabemos, una hélice es un elemento formado por un conjunto de palas o álabes, montados en un eje de manera concéntrica formando una espiral. En concreto, una hélice de proa es aquella que va instalada precisamente en la parte delantera de la embarcación (proa).

En el argot náutico se la conoce también como hélice de maniobra por su funcionalidad. Su instalación nos va a facilitar considerablemente ciertas maniobras difíciles o complicadas de atraque (o desatraque) y de fondeo. Además, esta hélice nos ayudará a tener más control sobre los movimientos laterales generados por el viento, el oleaje y la marea.

La hélice de proa va a ser nuestra gran aliada en esas maniobras «imposibles» de atraque o desatraque.

¿Es necesaria una hélice de proa?

Durante muchos años se ha creído erróneamente que instalar este tipo de hélice en un barco nos situaba frente a un patrón poco hábil. Sin embargo, si lo pensamos con cierto detenimiento saldremos pronto de nuestro error.

Craso error pensar que las hélices de proa son para usuarios menos duchos.

Hoy día, las bocanas de los puertos cada vez son más estrechas, las embarcaciones de recreo han ido ganando en tamaño de eslora y las tripulaciones suelen ser reducidas. Todos estos factores dificultan considerablemente la maniobrabilidad de ciertas embarcaciones y la hélice de proa se erige en una solución extraordinaria.

Si puede servir como dato de su excelente resultado, hay usuarios que no sólo instalan este tipo de hélices propulsoras en la proa. Lo hacen también en la popa. Lo que se persigue sin lugar a dudar es la mayor seguridad a la hora de navegar.

Ganar en seguridad a la hora de navegar es vital para el disfrute, con la hélice de proa se consigue.

Ya lo tenemos claro. Ahora, a buen seguro, nos surgirán otras dudas de menor calado que también vamos a ir viendo y explicando.

¿Hélice de proa retráctil o metida en un túnel?

Estas son las dos maneras en que podemos encontrar las hélices de proa. Es cierto que las retráctiles son mucho más eficaces y limitan menos la potencia de las embarcaciones, pero sus mecanismos merman mucho espacio del camarote de proa y son bastante caras en su adquisición.

Lo más normal es que las hallemos dentro de un túnel. Para su instalación habrá que realizar dos agujeros que se comuniquen en el casco de la embarcación. Si bien es una tarea que puede realizar prácticamente cualquier persona habilidosa, en muchos casos es mejor que la realice un profesional.

Su instalación es sencilla pero la ayuda de un profesional hará que el resultado sea el esperado.

¿En qué embarcaciones es conveniente instalar una hélice de proa?

Nuestra experiencia nos dice que en embarcaciones de 12 metros de eslora en adelante se hace muy aconsejable su instalación. En barcos con menor eslora las maniobras son mucho más sencillas y su instalación nos va a dar quebraderos de cabeza porque no hay espacio suficiente para proceder sin comernos parte del camarote de proa.

Gracias al avance de la tecnología y a la constante innovación, es frecuente ver embarcaciones de pequeño y mediano tamaño dotadas de un sistema de propulsión en proa. Ello es posible porque se han reducido muchísimo los tamaños de los mecanismos de propulsión.

Abajo los tópicos: el tamaño de la embarcación no es determinante para la instalación de las hélices de proa.

¿Una hélice de proa o dos hélices de proa?

Las especiales características de nuestra embarcación y nuestro experto en náutica nos dirá exactamente lo que necesitamos. Hay mecanismos con una sola hélice (en proa o en popa) y los hay con dos. Dependiendo del fabricante podemos encontrar equipos de dos hélices que giran en la misma dirección y hasta incluso girando en sentido contrario.

¿Cuándo se utiliza el propulsor de proa?

Los motores de las hélices de proa consumen muchísimo por la gran potencia que poseen. Por ello, lo recomendable es utilizarlos durante unos pocos segundos mientras comenzamos o terminamos la maniobra difícil. Así no habrá pasos estrechos o amarres complicados que se nos resistan. Olvidaremos el terror de abarloarse con el viento de través… La idea es acometer con el motor principal y finiquitar con la ayuda de la hélice de proa.

Con la hélice de maniobra no hay excusas para navegar sin complicaciones.

Últimos avances en hélices de proa

Desde hace unos años, se están comercializando una especie de mandos o joysticks ciertamente curiosos. Al accionarlos se conecta el piloto automático, la hélice de proa y el motor principal. Ello trae consigo la ventaja de que las maniobras se realizan únicamente usado el mencionado dispositivo.

¿Tienes alguna duda? Contacta con nosotros

En esta entrada hemos intentado repasar y clarificar las cuestiones más importantes que atañen a las hélices de proa. No obstante, como el asunto no es baladí, nos ponemos a tu disposición para asesorarte sobre este o cualquier aspecto.

Nos avalan 15 años de experiencia en el sector náutico y queremos haceros partícipes de la misma. Gracias por hacernos vuestra empresa de referencia.

Puedes encontrar nuestra tienda física en Port Ginesta, local 519 de Castelldefels (Barcelona). También puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 652877295 o usando nuestra dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com

Ponte al día con Nautic Passio, equípate por tu seguridad y por la de los tuyos y jamás te la juegues con el mar. Visita nuestra tienda de náutica online.

¡Felices vientos!

Hélices para barcos, tipos, usos y precios

hélices para barcos

¿Qué son las hélices para barcos?

Las hélices para barcos son un instrumento mecánico formado por un conjunto de elementos denominados palas o álabes, montados en un eje de manera concéntrica. Dichas palas poseen una forma curva (no plana) para conseguir una diferencia en las velocidades entre el fluido de las distintas caras. Será esta diferencia la que genere la denominada “fuerza propulsora” de la embarcación.

Por tanto, podemos decir que la hélice marina es el elemento de propulsión, con forma de espiral, usado en la mayoría de embarcaciones. Por dicha función, tiene una enorme importancia y se erige en un elemento totalmente determinante. Gracias a ella conseguiremos velocidad y optimizaremos la eficacia en la navegación.

Las hélices marinas se encargan de convertir la energía de rotación que genera el motor, en el empuje necesario para que un barco pueda desplazarse. Como el agua es un fluido, para que se produzca el empuje tiene que haber una masa de agua desplazándose hacia atrás. Si la hélice se comportase en el agua como un saca-corchos o un destornillador, no habría ningún empuje.

Las hélices son transformadoras de energía para que nuestra embarcación pueda desplazarse.

¿Cómo elegir la hélice perfecta para nuestro barco?

Su elección es un factor importantísimo en aras de sacar máximo rendimiento a la embarcación. Si tenemos un barco excelente con una hélice inapropiada es como poner unas ruedas de baja gama a un coche de lujo. El resultado sería un fiasco.

La pauta fundamental para acertar consiste en optar por una hélice que permita trabajar a los motores a su ritmo óptimo.

Para conseguirlo, calcularemos la hélice teniendo en cuenta las características de cada embarcación: potencia del motor, relación de transmisión del inversor-reductor, tipo de embarcación, eslora de flotación, espacio de codaste, velocidad de crucero a la que se desee navegar…

La hélice ideal deberá pesar poco, ser lo más rígida posible y ser susceptible de ser reparada.

De todos modos, antes de explicar la tipología de hélices para barcos que existen, vamos a aclarar una serie de conceptos.

 Conceptos clave de las hélices para barcos

¿Qué es el paso de una hélice para barcos?

Se produce cuando da exactamente una vuelta completa y representa la distancia que avanza la hélice cuando se produce la rotación. Aunque este dato no es 100% real porque el agua se comporta de manera diferente a como lo haría un sólido.

Diferencia entre las hélices levógira y extrógira

Las hélices marinas levógiras giran en el sentido contrario al que lo hace el reloj (de derecha a izquierda) para hacer avanzar la embarcación. Por el contrario, las hélices extrógiras lo hacen en el mismo sentido de las agujas del reloj (a la derecha).

Las dos formas de girar van a provocar que el barco navegue, de tal manera que su proa o popa caigan a estribor o a babor, dependiendo de las fuerzas que incidan sobre la hélice.

Conoce las maneras en las que pueden girar las hélices de tu barco

¿Qué tipos de hélices hay en el mercado?

Existen muchísimos tipos, pero fundamentalmente se reducen a cuatro grupos si atendemos a su morfología. Veámoslo con más detenimiento:

  • Hélice de paso variable. No son las más comunes, pero hay embarcaciones que las necesitan por sus especiales características. En este tipo de hélices, “el paso” puede oscilar, reduciendo la presión de las palas y evitando la cavitación.
  • Hélice de paso fijo. Son las más usadas por su excelente coste de adquisición. También son conocidas como hélices “de paso constante” porque en ellas “el paso” al que antes hacíamos referencia es siempre el mismo. Se usan en la mayor parte de las embarcaciones que realizan funciones comerciales.
  • Hélice de paso controlable. Como su nombre indica, en este tipo de espiral o hélice, el patrón puede ajustar el paso a las circunstancias de la navegación. Esta arbitrariedad supone una grandísima ventaja pero las hace excesivamente caras.
  • Hélice con tobera o hélice carenada. En este sistema de propulsión náutico la hélice se halla dentro de una tobera construida de material rígido. Es un tipo que aporta una gran eficacia a bajas velocidades (menos de 10 nudos. Por ello es usada en arrastreros o remolcadores.

¿Qué número de palas o aspas es el ideal en una hélice?

En este aspecto el debate está servido porque las opiniones son diversas. Desde Nautic Passió defendemos que es importante tener suficiente superficie de palas, capaces de distribuir la potencia del motor. Hay que tener en cuenta que cuantas menos palas tenga nuestra hélice más vibraciones tendrá el motor.

Si esto es así, ¿por qué todos hemos escuchado que las hélices de 4 palas ofrecen peor resultado que ciertas hélices dotadas de 3 palas? Como hemos comenzado diciendo, no hay mucha claridad en dichas aseveraciones. La razón es que los test de comparación se realizan entre modelos de distinto diseño.

Además de todo lo dicho, no siempre se busca velocidad. En ocasiones, buscamos que nuestra embarcación arrastre grandes cargas o sea utilizada con fines distintos al  puro planeo veloz y óptimo.

Está claro que todo va a depender de nuestra exigencia y de las características de nuestra embarcación. Siempre hay un dato que nos va a indicar si nuestra hélice es concordante con el motor y la embarcación. Si el consumo de carburante se dispara, nuestra elección no habrá sido acertada.

¿Qué precios nos ofrece el mercado en hélices para barcos?

Un elemento tan importante en el conjunto de la embarcación no puede tener un coste bajo. A pesar de ello, es cierto que encontramos diversidad de precios dependiendo de los diseños y de los materiales.

Así, las “espirales” de bronce y acero inoxidable ofrecen unas garantías excepcionales de durabilidad, optimización y velocidad. Por el contrario, tienen un precio más elevado.

Hoy en día sigue triunfando el aluminio como material estrella en la fabricación de hélices para barcos por su enorme versatilidad. Pueden ser fabricadas en diversos tamaños para adaptarlas a cualquier tipo de barco. Los resultados son verdaderamente excelentes. En Nautic Passio podrás adquirir una hélice universal de tres palas de dicho material por tan sólo 101.88 €. ¡Has leído bien!

El aluminio sigue siendo el rey en la fabricación de hélices para barcos

Por supuesto, también tenemos para ti una gama media con unas prestaciones excelentes. ¿Quieres disfrutar de una hélice de tres palas para motor fueraborda por 35,79 €? Estás en el lugar perfecto.

Como siempre, os animamos a dejaros aconsejar por vuestro experto náutico. Es posible conseguir la hélice marina ideal que mejor se adapte a vuestras necesidades. Y todo ello al mejor precio. Nos avalan 15 años en el sector náutico y estamos encantados de que cuentes con nosotros.

¿Cómo contactar con nosotros?

Te damos las gracias por hacernos tu tienda náutica de referencia. Asimismo, te recordamos que puedes encontrarnos por varias vías para que tú elijas la que más cómoda te sea. Nos puedes encontrar en el teléfono 652 872 295 o en la dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com. También a través de nuestro formulario de contacto, directamente en nuestra tienda náutica online o, si lo prefieres, puedes acudir a nuestra tienda física de Port Ginesta (Barcelona).

¡Bienvenido al mundo Nautic Passio!

¡Felices vientos!

 

.