Helice de proa, ¿para qué sirve?

¿Qué es una hélice de proa?

Como sabemos, una hélice es un elemento formado por un conjunto de palas o álabes, montados en un eje de manera concéntrica formando una espiral. En concreto, una hélice de proa es aquella que va instalada precisamente en la parte delantera de la embarcación (proa).

En el argot náutico se la conoce también como hélice de maniobra por su funcionalidad. Su instalación nos va a facilitar considerablemente ciertas maniobras difíciles o complicadas de atraque (o desatraque) y de fondeo. Además, esta hélice nos ayudará a tener más control sobre los movimientos laterales generados por el viento, el oleaje y la marea.

La hélice de proa va a ser nuestra gran aliada en esas maniobras «imposibles» de atraque o desatraque.

¿Es necesaria una hélice de proa?

Durante muchos años se ha creído erróneamente que instalar este tipo de hélice en un barco nos situaba frente a un patrón poco hábil. Sin embargo, si lo pensamos con cierto detenimiento saldremos pronto de nuestro error.

Craso error pensar que las hélices de proa son para usuarios menos duchos.

Hoy día, las bocanas de los puertos cada vez son más estrechas, las embarcaciones de recreo han ido ganando en tamaño de eslora y las tripulaciones suelen ser reducidas. Todos estos factores dificultan considerablemente la maniobrabilidad de ciertas embarcaciones y la hélice de proa se erige en una solución extraordinaria.

Si puede servir como dato de su excelente resultado, hay usuarios que no sólo instalan este tipo de hélices propulsoras en la proa. Lo hacen también en la popa. Lo que se persigue sin lugar a dudar es la mayor seguridad a la hora de navegar.

Ganar en seguridad a la hora de navegar es vital para el disfrute, con la hélice de proa se consigue.

Ya lo tenemos claro. Ahora, a buen seguro, nos surgirán otras dudas de menor calado que también vamos a ir viendo y explicando.

¿Hélice de proa retráctil o metida en un túnel?

Estas son las dos maneras en que podemos encontrar las hélices de proa. Es cierto que las retráctiles son mucho más eficaces y limitan menos la potencia de las embarcaciones, pero sus mecanismos merman mucho espacio del camarote de proa y son bastante caras en su adquisición.

Lo más normal es que las hallemos dentro de un túnel. Para su instalación habrá que realizar dos agujeros que se comuniquen en el casco de la embarcación. Si bien es una tarea que puede realizar prácticamente cualquier persona habilidosa, en muchos casos es mejor que la realice un profesional.

Su instalación es sencilla pero la ayuda de un profesional hará que el resultado sea el esperado.

¿En qué embarcaciones es conveniente instalar una hélice de proa?

Nuestra experiencia nos dice que en embarcaciones de 12 metros de eslora en adelante se hace muy aconsejable su instalación. En barcos con menor eslora las maniobras son mucho más sencillas y su instalación nos va a dar quebraderos de cabeza porque no hay espacio suficiente para proceder sin comernos parte del camarote de proa.

Gracias al avance de la tecnología y a la constante innovación, es frecuente ver embarcaciones de pequeño y mediano tamaño dotadas de un sistema de propulsión en proa. Ello es posible porque se han reducido muchísimo los tamaños de los mecanismos de propulsión.

Abajo los tópicos: el tamaño de la embarcación no es determinante para la instalación de las hélices de proa.

¿Una hélice de proa o dos hélices de proa?

Las especiales características de nuestra embarcación y nuestro experto en náutica nos dirá exactamente lo que necesitamos. Hay mecanismos con una sola hélice (en proa o en popa) y los hay con dos. Dependiendo del fabricante podemos encontrar equipos de dos hélices que giran en la misma dirección y hasta incluso girando en sentido contrario.

¿Cuándo se utiliza el propulsor de proa?

Los motores de las hélices de proa consumen muchísimo por la gran potencia que poseen. Por ello, lo recomendable es utilizarlos durante unos pocos segundos mientras comenzamos o terminamos la maniobra difícil. Así no habrá pasos estrechos o amarres complicados que se nos resistan. Olvidaremos el terror de abarloarse con el viento de través… La idea es acometer con el motor principal y finiquitar con la ayuda de la hélice de proa.

Con la hélice de maniobra no hay excusas para navegar sin complicaciones.

Últimos avances en hélices de proa

Desde hace unos años, se están comercializando una especie de mandos o joysticks ciertamente curiosos. Al accionarlos se conecta el piloto automático, la hélice de proa y el motor principal. Ello trae consigo la ventaja de que las maniobras se realizan únicamente usado el mencionado dispositivo.

¿Tienes alguna duda? Contacta con nosotros

En esta entrada hemos intentado repasar y clarificar las cuestiones más importantes que atañen a las hélices de proa. No obstante, como el asunto no es baladí, nos ponemos a tu disposición para asesorarte sobre este o cualquier aspecto.

Nos avalan 15 años de experiencia en el sector náutico y queremos haceros partícipes de la misma. Gracias por hacernos vuestra empresa de referencia.

Puedes encontrar nuestra tienda física en Port Ginesta, local 519 de Castelldefels (Barcelona). También puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 652877295 o usando nuestra dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com

Ponte al día con Nautic Passio, equípate por tu seguridad y por la de los tuyos y jamás te la juegues con el mar. Visita nuestra tienda de náutica online.

¡Felices vientos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *