¿Cómo puedo cambiar el cintón de un barco?

cambiar el cintón náutico

Si buscamos la palabra cintón en el diccionario de la RAE nos encontramos con la sorpresa de que no existe como tal. Sin embargo, para las personas familiarizadas con el argot náutico, el término es comúnmente usado. No te preocupes, cuando termines de leer la entrada desaparecerá el interrogante. Y ya no te preguntarás ¿cómo puedo cambiar el cintón de un barco?

Tenemos que acudir a un diccionario náutico para encontrar una definición, aunque ortodoxa, de la palabra cintón. Remarcamos tal carácter porque al realizar la búsqueda en repetidas páginas de internet, donde se nos muestran diccionarios especializados en términos de náutica, encontramos lo siguiente. El cintón sería “un listón de madera situado en toda la longitud de la parte exterior de la embarcación para defender su costado”. La definición, en efecto, resulta anticuada, porque en la actualidad hay muchísimos materiales con los que se fabrican cintones (no sólo madera).

cambiar el cintón náutico

 

Si seguimos curioseando y buscamos el significado del término “cinta” nos encontramos otra sorpresa. Curiosamente una de sus acepciones va referida al argot marino. La misma hace alusión a un “conjunto de maderos que van por fuera del costado del buque desde proa a popa, y sirven de refuerzo a la tablazón”.

Ya vamos sabiendo más cosas y empieza a vislumbrarse el origen y la realidad del término. También su utilidad. Además de cintones, se conocen también como defensas de perfiles, bordones de protección o contornos. Si la embarcación es muy pequeña toma el nombre de “verduguillo”.

Distintos nombres para un mismo elemento

Estamos ante un accesorio náutico de uso exterior que funciona como elemento protector y de unión entre el casco y la cubierta.

¿Cuál es la utilidad del cintón náutico?

El cintón náutico está diseñado e ideado para aquellas embarcaciones que no cuenten con boyas propias. Teniendo este elemento instalado pueden igualmente estar protegidas y disfrutar de un mecanismo de defensa. Su principal utilidad es proteger la embarcación de golpes indeseados o de las inevitables rozaduras que provocan los cabos en los bordes.

Pero el bordón no solamente cumple con la mencionada función protectora y debemos hablar de utilidades. Un cintón náutico adecuado combate a la perfección los problemas de oxidación causados por la humedad y por otras inclemencias climatológicas. Además de ello, cumplirá una misión estética realzando las líneas más bellas de nuestra embarcación.

El cintón náutico cumple varias funciones en una embarcación, tanto funcionales como estéticas.

¿Realmente cuál es la importancia de un cintón?

La importancia del cintón náutico es tal que algunas embarcaciones lo traen incorporado en su estructura de fábrica y de serie. Para aquellos usuarios cuyas embarcaciones no dispongan del mismo. O, por el contrario, para aquellos cuyos cintones náuticos vayan pidiendo una renovación porque su deterioro sea manifiesto, la buena noticia es que podrán adquirirlo a muy buen precio. Además, su montaje es realmente sencillo.

Si al inspeccionar la parte exterior del barco el cintón no muestra mordiscos o estrías, podemos estar tranquilos. Esto es indicación de que no existen fisuras entre el casco y la cubierta, lo que se traduce en seguridad a bordo. En caso contrario, habrá que sustituirlo como medida de seguridad. Y lo haremos para que la estanqueidad de nuestra embarcación sea óptima y no nos llevemos ningún susto innecesario.

¿Cuáles son los pasos a seguir para cambiar el cintón?

Vamos a distinguir, por lo pronto, dos tipos de procedimientos diferentes dependiendo del tipo de embarcación en la que queramos instalar o sustituir el cintón:

Embarcación con casco rígido

En este caso seguiremos los siguientes pasos para cambiar de manera óptima el bordón o cintón náutico:

  1. Como paso previo, limpiaremos muy bien la zona eliminando restos de silicona del anterior cintón y la suciedad estancada. También aprovecharemos para sellar los agujeros que hubiere por la previa colocación de cintón. Si es conveniente, en aras de conseguir una estanqueidad total, podemos sellar todo el contorno con silicona nueva.
  2. Si el cintón está formado por varias piezas, iremos marcando con cinta adhesiva la posición de los nuevos tornillos e iremos haciendo los correspondientes taladros.

A continuación, pondremos una gotita de silicona, bien en la punta del tornillo, bien en el orificio del taladro, e iremos atornillándolos partiendo desde uno de los extremos del cintón (dejando siempre unos 10 o 15 centímetros en los extremos). Con este pequeño truco de la gota de silicona, nos aseguraremos un sellado óptimo que evitará problemas de corrosión u oxidación en un futuro.

El uso de la silicona en la colocación del cintón náutico evita problemas de corrosión u oxidación en los tornillos que se utilicen.

Embarcación neumática

Aquí utilizaremos un cintón flexible siendo conscientes de que no podemos taladrar. Los pasos serán los siguientes:

  1. Retiraremos el cintón deteriorado y limpiaremos convenientemente la zona eliminando restos de silicona y suciedad adherida.
  2. Aplicaremos con una brocha el pegamento o adhesivo especialmente indicado por el fabricante. Lo haremos a media altura de los tubulares de nuestra neumática.
  3. Por último, fijaremos el nuevo cintón dejándolo secar el tiempo especificado para conseguir una adhesión óptima.

El montaje es sencillo pero tedioso. Si os surge alguna duda o pregunta al respecto, podéis preguntarnos a través del formulario de contacto. Gustosos os ayudaremos y os aconsejaremos en base a nuestra experiencia náutica. Quince años en el sector dan para “algún que otro” consejo.

¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros

Puedes encontrar nuestra tienda física en Port Ginesta, local 519 de Castelldefels (Barcelona).  Si lo prefieres puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 652877295.  O, también puedes usar nuestra dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com

¡Felices vientos!

¿Son mejores los chalecos salvavidas inflables?

chalecos-salvavidas-inflables

Empezaremos recordando que un chaleco salvavidas es un dispositivo de seguridad ideado para mantener la cabeza y las vías respiratorias de su usuario fuera del agua en caso de accidente o caída fortuita.

¿Qué nos dice la legislación en España con respecto a su uso?

Actualmente su uso se encuentra regulado en la Orden 1144/2033, de 28 de abril. Por ella se regulan los equipos de seguridad, salvamento, contra incendios, navegación y prevención de vertidos de aguas sucias, que deben llevar a bordo las embarcaciones de recreo. Su art. 7 establece que su uso es obligatorio para todos los tripulantes por evidentes razones de seguridad.

No se trata, por lo tanto, de un trámite burocrático, protocolario, administrativo o estético. Debemos verlo como un equipamiento indispensable y preceptivo que, en un momento determinado, puede salvarnos la vida (como su propio nombre indica).

Nos sorprende que no son pocas las personas que se ponen en contacto con nosotros para preguntarnos por la cuantía de la sanción que podría recaer sobre ellos en caso de incumplir la normativa sobre los chalecos salvavidas. Ello sinceramente nos alarma. Nuestra respuesta es clara: no procede la “picaresca” en este asunto. Con el mar no te la juegues jamás.

Es imprescindible llevar chalecos salvavidas en la embarcación por seguridad

¿Todos los chalecos salvavidas son iguales?

Ni todos los chalecos salvavidas son iguales ni todos tienen la misma funcionalidad. Ello se traduce en que, dependiendo del tipo de actividad náutica que vayamos a realizar y de la distancia de la costa que vayamos a coger, optaremos por un tipo u otro de chaleco salvavidas. Podemos encontrar en el mercado chalecos salvavidas de 50, 100, 150 o 275 Newtons (unidad de medida del índice de flotabilidad).

¿Por qué flotan los chalecos salvavidas?

Los chalecos salvavidas de 50 Newtons (chalecos salvavidas deportivos) nos aportan ayuda a la flotación por el tipo de material inherente del que están hechos. En cuanto a los chalecos salvavidas de más de 50 Newtons los encontramos de dos tipos: chalecos salvavidas de espuma recubiertos de una tela rojiza o chalecos salvavidas inflables.

¿Qué diferencia a un chaleco de espuma de un chaleco salvavidas inflable?

El clásico chaleco de espuma presenta en su composición y diseño cierta rigidez y volumen que nos va a dificultar considerablemente el movimiento. Ese es su mecanismo, no hay más. En caso de accidente o caída fortuita al agua, es la espuma la que nos hará flotar.

Los chalecos salvavidas inflables son más ligeros y flexibles

Por el contrario, el chaleco salvavidas inflable es mucho más ligero y flexible. Lo llevaremos puesto encima de nuestra ropa (jamás debajo) y sólo cogerá volumen si activamos su mecanismo de inflado cuando la situación de peligro lo requiera. La ventaja es evidente en cuanto a la comodidad del dispositivo y la libertad de movimientos a la hora de disfrutar de nuestra actividad o deporte náutico.

Si nos centramos únicamente en la comodidad podremos afirmar claramente que los chalecos salvavidas inflables son mejores que los tradicionales. Éstos nos van a permitir disfrutar plenamente del mar y de sus múltiples actividades al aportarnos ese margen de maniobrabilidad y movimiento tan grande.

Precio de los chalecos salvavidas

Si hablamos de precio, también vamos a encontrar diferencias entre un tipo y otro. Los chalecos de espuma tienen un precio de mercado que va desde los 30 a los 65 € (dependiendo de marcas y prestaciones). En cambio, los chalecos salvavidas inflables tienen un coste superior, rondando los 90 € los más económicos.

Por lo tanto, no podemos afirmar que un tipo sea mejor que otro. Ambos tienen sus ventajas e inconvenientes. Añadir, en este punto, que según la referida Orden FOM 1144/2003, los chalecos salvidas deben ser revisados en una Estación de Servicio Autorizada. Algunos clientes nos comentan al respecto que para pasar la ITB sin ningún tipo de problema llevan siempre los tradicionales chalecos de espuma a bordo, evitándose la inspección de los chalecos salvavidas inflables. Lo cual, como referíamos antes, nos parece un error fatal y una temeridad.

En este punto, sabiendo todos los pros y los contras, la última palabra la tiene la persona que lo deba llevar. La seguridad y confianza que le transmita un tipo u otro, su grado de control en la actividad que vaya a realizar, la peligrosidad de la misma y el margen de movimiento que necesite.

¿Son todos los chalecos salvavidas inflables iguales?

En lo que respecta a los chalecos salvavidas hinchables, los podemos encontrar de varios tipos:

  • Manual: en caso de emergencia tiraremos del extremo del cordel que lleva el chaleco para activar el mecanismo. Con ello perforaremos el cartucho de gas comprimido (CO2). Rápidamente lograremos nuestro objetivo, el gas se liberará y el chaleco se inflará. Como ventaja señalaremos que es económico, aunque conlleva una serie de pautas de mantenimiento.
  • Automático: su mecanismo se activa al contacto con el agua . Sin duda, es el tipo de chaleco inflable más seguro. Se hinchará pese a estar su usuario inconsciente o mermado de facultades. Dentro del tipo automático debemos distinguir dos tipos de inflado: con sistema de pastilla de sal, que se disolverá al contactar con el agua liberando el percutor del cilindro de CO2, o con sistema hidrostático en el que será la presión (al producirse la caída), la que active una especie de membrana muy sensible que liberará el mencionado percutor del gas.
  • Bucal u oral: en este punto es importante recordar que todos los chalecos salvavidas inflables deben ir provistos de un tubo de inflado. Su razón es muy lógica, y es que en caso de que el sistema manual o automático falle, o con ellos no consigamos el nivel de inflado deseado, siempre podremos proceder a hincharlo soplando a través del referido tubo.

¿Son mejores los chalecos salvavidas inflables?

Ya estamos en condiciones de contestar a la pregunta que nos hacíamos al principio. Desde Nautic Passio concluiremos que no podemos afirmar con rotundidad que los chalecos salvavidas inflables son los mejores. Como ya hemos repetido, todo va a depender de las preferencias de su futuro usuario en cuanto a su dominio del medio marítimo, su nivel de natación, su confianza personal en momentos de estrés…

Lo que sí podemos afirmar es que son, sin lugar a ninguna duda, una gran elección en aras de tu seguridad. Y si a ello añadimos que te van a aportar una comodidad y una libertad de acción y movimientos insuperable, los hacen una opción más que atractiva.

Esperamos que esta entrada del blog haya sido lo suficientemente clara y que su contenido haya servido para disipar tus dudas. Si aún no lo tienes claro y necesitas algún tipo de asesoramiento extra más personalizado, ponte en contacto con nosotros y gustosos te aconsejaremos en base a nuestra experiencia profesional y personal.

¡Con el mar no te la juegues jamás!

¡Felices vientos marineros!

 

 

Chaleco salvavidas infantil, ¿cómo elegirlo?

chalecos salvavidas infantiles

¿Por qué es importante el uso del chaleco salvavidas en niños?

La principal razón por la que ponerle chaleco salvavidas a tus hijos es por su seguridad y protección. De este modo evitaremos disgustos indeseados.

Observar la diversidad de flora y fauna, practicar surf o hacer buceo en compañía de nuestros pequeños es, para muchos de nosotros, un sueño.  En efecto, es un  sueño que coge forma y se hace realidad en un binomio perfecto: enseñar y aprender. Y a ello añadiremos que lo haremos con total seguridad. Por ese motivo, en esta entrada veremos todo lo necesario para que puedas elegir el mejor chaleco salvavidas infantil.

Siempre con ellos, pero siempre seguros. Nuestros pequeños son, por evidentes razones, más frágiles, vulnerables e indefensos que las personas mayores. Nosotros tenemos el deber de su protección y educación en todos los órdenes de la vida. El mar no constituye ninguna excepción al respecto.

Los niños deben ser objeto de especial protección en todos los órdenes de la vida

Antes de iniciar ese deseado paseo en moto acuática o esa esperada excursión en barco (por citar algunos ejemplos), seremos precavidos. En efecto, protegeremos a nuestros pequeños. Y lo haremos con respecto a cualquier factor de riesgo, prestando especial atención a la época del año en la que nos encontremos.

¿Cómo los protegeremos?

Cada vez que vayamos a disfrutar del mar y de sus actividades, por pequeño que pueda parecer su riesgo, protegeremos a nuestros niños con un chaleco salvavidas infantil. Este dispositivo de seguridad deberá adaptarse a su peso y talla. Los pequeñines son, sin duda, los más propensos (por su enorme actividad física y su poco peso) a padecer incidentes. Pensemos en un resbalón desafortunado, un traspiés o un movimiento descontrolado que les pueda hacer caer al agua.

Legislación al respecto

La legislación es clara y contundente al respecto. La ORDEN FOM/1144/2003, de 28 abril establece en su artículo 7.3 que “se proveerán chalecos salvavidas para el 100% de niños a bordo”. El tipo de chaleco variará en función del tipo de deporte náutico que vayamos a practicar, o de la distancia a la costa que vayamos a tomar, si vamos a navegar.

Deberán utilizar un chaleco de 50 Newtons (de ayuda a la flotabilidad), cuando nos acompañen en la realización de actividades tipo surf, kayak, moto acuática… Y, por otro lado, utilizarán un chaleco salvavidas de 100, 150 o 275 Newtons, dependiendo de lo que nos alejemos de la costa.

En cuanto al tipo de chaleco salvavidas, el consejo del equipo técnico de Nautic Passio es que para niños que no sean buenos nadadores y menores de 8 años, cojamos siempre el tradicional chaleco de espuma. Este chaleco, además de protegerles, les limitará el movimiento. Para niños mayores de 8 años, que se defiendan perfectamente en el agua, optaremos por un chaleco salvavidas automático inflable.

Otras recomendaciones de seguridad

Ni que decir tiene que les vigilaremos convenientemente. Los niños pequeños son rapidísimos en movimientos y totalmente imprevisibles al respecto. Y, evidentemente, no porque lleven el chaleco salvavidas infantil les vamos a dejar “campar a sus anchas”. El mar tiene sus peligros y jamás debemos olvidar esa máxima (sin obsesionarnos). Se trata de enseñar y disfrutar.

Como decimos, además del uso obligado el chaleco, tendremos en cuenta otras cuestiones. Y así, si estamos en temporada estival, además de aplicarles y renovarles de manera periódica protección solar de factor máximo (pantalla total), les pondremos una gorrita o sombrero y una gafa de sol con protección UV para proteger su vista. Si, por el contrario, el día es fresco les abrigaremos convenientemente, siendo conscientes de que en el mar hace muchísimo frío cuando cae el sol.

¿Desde qué edad nos pueden acompañar los bebés en el disfrute de ciertas actividades en el mar?

Los bebés menores de 6 meses no deben exponerse al sol en las horas centrales del día (pese a llevar protección e ir protegidos con gorrito). Cosa distinta es que nos acompañen a dar un paseo a última hora de la tarde o a primera hora de la mañana (nunca más tarde de las once a.m.). Los bebés lactantes son hipersensibles a la radiación solar, se podrían deshidratar fácilmente y sus sensibles pieles podrían quemarse.

Especial cuidado hay que tener con los niños que llevan pañales, porque los mismos, están compuestos generalmente por poliacrilato de sodio. Si el niño cae el agua, el pañal puede cambiar el centro de flotabilidad de nuestros pequeños, absorbiendo mucha agua e inflándose. Por esta razón, para ellos optaremos siempre por un chaleco salvavidas homologado que se ajuste a su peso y talla y desecharemos los chalecos de ayuda a la flotabilidad, por coloridos o divertidos que nos parezcan.

Especial atención a los niños que lleven pañal y nos acompañen en nuestras actividades acuáticas, puesto que éste podría hincharse y girar al niño al caer al agua.

¿Qué chaleco salvavidas infantil escogeremos para nuestros pequeños grumetes?

Partimos de la base de su obligatoriedad a bordo o en la práctica de actividades y deportes náuticos. A partir de ahí siempre escogeremos el dispositivo de seguridad que mejor se adapte a su complexión (peso y talla). Además, consultaremos con nuestro experto para su elección.

En nuestra tienda náutica online encontrarás gran variedad de modelos de chalecos salvavidas infantiles, con su correspondiente homologación “CE” o “SOLAS”. Todos van provistos de bandas reflectantes y rollo grande en el cuello para garantizarles la mayor flotabilidad. Se complementan con correa de cintura ajustable, con gancho agarrador y con tira de entrepierna. Con todo lo expuesto, le aportarán un 30% más de la flotabilidad exigida o requerida.

Los chalecos salvavidas homologados aportan un 30 % más de la flotabilidad exigida por ley

Con nuestros productos tendrán toda la seguridad que necesitan sin renunciar al diseño que mejor vaya con su personalidad. De colores llamativos y con dibujos para los marineros más atrevidos. También los hay lisos para los que prefieren emular a sus papás y abuelos, optando por un look más conservador. En definitiva, opta por el chaleco salvavidas infantil que más se adapte a ellos.

¿Cómo contactar con nosotros?

Recordarte que puedes encontrar nuestra tienda física en Port Ginesta, local 519 de Castelldefels (Barcelona). También puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono 652877295. O, si lo prefieres, puedes usar nuestra dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com

Felices vientos y ante todo, mucha precaución y mucha seguridad con nuestros pequeños.

Jamás olvides en tierra el chaleco salvavidas infantil para tu grumete.

Cintón del barco, qué es, tipos, marcas y precios

cintones náuticos

¿Qué es un cintón náutico?

Al buscar la palabra cintón náutico en el diccionario de la RAE nos encontramos con la sorpresa de que no existe como tal. Sin embargo, para las personas familiarizadas con el argot náutico, el término es comúnmente usado. En modo aumentativo,  claramente proviene del sustantivo femenino “cinta”. Veamos la razón.

Un cintón náutico es un elemento exterior que rodea la embarcación uniendo el casco con la cubierta (a modo de cinturón o cinta de unos 30 o 35 centímetros de grosor). Lo hace para protegerla de pequeños golpes y rozaduras indeseadas cuando estamos fondeados, atracados en el pantalán del puerto o cuando navegamos por una zona rocosa.

Además de cintón, en el argot náutico se le conoce con otros nombres. Así, por ejemplo, hay quien lo llama bordón protector, defensa de perfiles, cintón protector, contorno o verduguillo (si la embarcación es pequeña).

Supone, como hemos dicho, un mecanismo de defensa para aquellos barcos que no cuentan con boyas propias o defensas. También es eficaz para prevenir problemas como la oxidación o la degradación propias del medio marino . Al mismo tiempo, hoy día, por sus vanguardistas diseños, cumplen también una finalidad puramente estética al realzar las líneas de nuestra embarcación.

Durante muchos años ha sido un elemento relegado a un segundo plano, cuando en la práctica su importancia es muchísima. La razón es obvia. Protegerá la embarcación en todos sus extremos y el patrón sentirá esa seguridad cuando se halle navegando.

Obviando su función puramente estética, nos encontramos con que es el elemento prioritario de protección de nuestra embarcación.

¿Qué tipos de cintones náuticos nos ofrece el mercado náutico?

El abanico es amplísimo en cuanto a materiales para adaptarse a los distintos tipos de embarcaciones que podemos encontrar en el mercado. El cintón de una neumática admite materiales distintos (más flexibles y de colocación adhesiva) a los que instalaríamos en una embarcación con casco rígido.

Tipos de cintones según el material

Originariamente, los cintones estaban compuestos por tablillas de madera, aunque ahora nos pueda parecer un tanto atípico. Posteriormente comenzaron a fabricarse en aluminio y en goma negra.

Más tarde llegó el acero inoxidable. Este material, además de cumplir con la función de protección y defensa, aporta un toque de elegancia y glamour a la embarcación. No obstante, no son todo ventajas porque dicho material presenta pequeños inconvenientes. Así, en caso de impacto, pueden quedar rebordes astillados muy peligrosos.

Además, en caso de fuerte colisión, el cintón puede quedar deformado irreversiblemente y dañar los cascos de otras embarcaciones.

El PVC naútico pareció nacer para solucionar los pequeños inconvenientes que generaban el resto de materiales. Por su rigidez, inevitablemente hay que atornillarlo y ello funciona de maravilla en embarcaciones con casco de acero (no así en las que tienen casco de vidrio). Ni qué decir tiene que no tienen cabida en las embarcaciones neumáticas.

El  PVC náutico es hoy por hoy el material que roza la perfección en la fabricación de cintones náuticos.

También los podemos encontrar fabricados en plástico duro y hueco con cámaras de aire para que el conjunto gane elasticidad y flexibilidad.

Tipos de cintones según su forma

En cuanto a su forma, podemos encontrar cintones de una sola pieza (no es lo más habitual) o formados por varios segmentos de metros de PVC, goma o acero inoxidable. El mercado también nos ofrece distintos embellecedores para utilizar en los extremos. De este modo conseguiremos un efecto impecable y fino en el plano estético.

Como ya hemos adelantado, las opciones son variadas y el mejor cintón neumático es el que las características de tu embarcación demande. Por eso os recomendamos que os pongáis en contacto con nosotros para que podamos estudiar particularmente vuestro caso en base a nuestra experiencia.

No se trata solamente de escoger el material. También debemos tener en cuenta las distintas bases de anclaje (planas, con tapa, con PATA, en forma de U…). Y no podemos olvidar los diferentes diseños y colores.

¿Cuáles son las mejores marcas que nos ofrece el mercado para cintones náuticos?

En Nautic Passio ponemos a tu disposición cintones náuticos SPHAERA, Compound, Tessilmare  y un largo etcétera de ellas. Además, los encontrarás al mejor precio posible.

Algunas de las principales marcas de cintones son SPHAERA, Compound y Tessilmare.

¿Qué precios podemos encontrar en cintones náuticos?

Evidentemente, todo va a depender del tipo de cintón náutico por el que te decidas finalmente. El material, la forma de anclarlo y su diseño te darán el precio.

Por su importancia, algunas embarcaciones lo traen incorporado en su estructura de fábrica y de serie. Para aquellos usuarios cuyas embarcaciones no dispongan del mismo o,  para aquellos cuyos cintones náuticos vayan pidiendo una renovación hay una buena noticia. Ya que podrán adquirirlo a muy buen precio y su montaje es realmente sencillo.

Algunas embarcaciones traen los cintones náuticos incorporados

Recuerda que habitualmente (salvo en cintones de una pieza), se compra por metros. Este último extremo supone una enorme ventaja económica y de eficiencia. Medirás tu embarcación y sólo tendrás que adquirir la cantidad que realmente necesites.

En nuestro amplio catálogo encontrarás el metro de cintón de PVC de 30 mm en blanco, negro o gris por tan sólo 5,90 €. A partir de ahí se abre un abanico inmenso de posibilidades “para todos los públicos” que ponemos a tu disposición.

¿Tienes alguna duda? Contáctanos

No es fácil elegir un cintón náutico adecuado porque son muchas las variables a tener en cuenta. Por eso, nuestra recomendación es que te dejes aconsejar y asesorar por tu experto náutico. Recordarte que Nautic Passio tiene una trayectoria de 25 años en el sector. Gracias por hacernos tu tienda de referencia. Contacta con nosotros.

Puedes encontrar nuestra tienda física en Port Ginesta, local 519 de Castelldefels (Barcelona), puedes llamarnos al 652877295 o usando nuestra dirección de correo electrónico info@nauticpassio.com

¿Cómo adquirir los mejores cintones náuticos del mercado?

Visita nuestra tienda física o benefíciate de las ventajas de poder comprar los mejores cintones náuticos cómodamente desde casa.  En este último caso lo harás a través de nuesta tienda náutica online.

En los dos casos ofrecemos dos años de garantía para todos los productos de nuestro catálogo. Recordar que las devoluciones serán gratuitas para los pedidos que se hagan online.

Además, si te suscribes a nuestra newsletter, obtendrás un 10% de descuento en tu siguiente compra.

Chalecos salvavidas inflables, pautas de mantenimiento

chaleco salvavidas hinchable

Los chalecos salvavidas son dispositivos de seguridad ideados y diseñados para hacer que, en caso de accidente o catástrofe, el cuerpo de una persona pueda flotar y su cabeza quede por encima de la superficie del agua.

Si ya nos referimos concretamente a los chalecos salvavidas inflables son los que permiten que la cabeza de su usuario y sus vías respiratorias queden por encima de la superficie del agua. Esto se consigue gracias a su mecanismo de inflado de aire o gas.

Una vez dicho esto y a sabiendas de que si te encuentras leyendo esto ya has adquirido tu chaleco salvavidas inflable, vamos a proceder a explicar las pautas de mantenimiento que requiere. Se trata de una duda recurrente de nuestros clientes.

¿Cuáles son las pautas de mantenimiento de un chaleco salvavidas inflable?

Al adquirir nuestro chaleco, aunque quizá ya no nos acordemos, junto a él debía venir un folleto informativo donde el fabricante explicaba todo lo necesario en cuanto a instrucciones de uso y recomendaciones de mantenimiento.

El mantenimiento de los chalecos salvavidas inflables debe realizarse de forma periódica

El mantenimiento de los chalecos salvavidas inflables debe ser objeto de un cuidado especial y periódico.

Comprobar que sigue siendo de tu talla

Si no lo has usado desde que lo compraste, lo primero que debes hacer es ajustártelo y abrochártelo convenientemente. De este modo comprobarás que se sigue adaptando a tu complexión y que sigue siendo tu talla.

Recordar simplemente que el chaleco salvavidas sólo cubre la parte superior del tronco de una persona (excluyendo obviamente sus brazos) y que, dependiendo de la actividad náutica a realizar podrá ser más o menos largo (nunca sobrepasará la zona lumbar de la espalda).

Mantener el chaleco salvavidas limpio

El chaleco salvavidas siempre debe mantenerse limpio. Para ello, usaremos un cepillo con agua y jabón (nada de productos químicos más potentes o abrasivos) y después lo enjuagaremos bien. Es vital tener especial cuidado de no mojar el sistema de inflado automático.

Guardado y cuidado de los chalecos salvavidas

Tenemos que guardar nuestros chalecos salvavidas en un lugar fresco y seco mientras no los usemos. Evitaremos exponerlos al contacto directo con el sol (rayos UVA), con la lluvia o el viento. Jamás lo usaremos como almohada. Si se mojase su parte exterior, retiraremos el cabezal de disparo (si ello fuese necesario) y lo colgaremos para que se seque de manera natural.

Revisión en una estación de servicio autorizada

Volviendo a las pautas de mantenimiento de nuestro chaleco, la primera pauta a tener en cuenta es la que nos indica la Orden FOM/1144/2003, de 28 de abril, al establecer que “los chalecos salvavidas inflables serán revisados anualmente en una Estación de servicio autorizada”.

La norma es clara al respecto y, sin embargo tenemos que decir que, no son pocos los clientes que se ponen en contacto con nosotros para preguntarnos sobre la misma.

Puede sonar a trámite burocrático o administrativo. Es habitual que mucha gente piuense que está capacitada para hacer la revisión personalmente a sus chalecos ahorrándose sus correspondientes gastos. Pero hay que ir con cuidado.

Como anécdota, un cliente pensó sumergirlo en agua para observar si salían burbujas olvidando que su chaleco salvavidas inflable era del tipo automático (se hinchan rápidamente al contacto con el agua) y que con la prueba había gastado la carga de dióxido de carbono del cilindro.

Por ello, nuestra principal recomendación es que realices la mencionada revisión a tus equipos en una Estación de Servicio Autorizada. Y no sólo eso. Si observas señales indicadoras de corrosión en el cilindro de CO2, cortes o grietas en el tubo de inflado bucal, defectos aparentes en la tela o en el sellado del chaleco, cambios de color o cualquier tipo de comportamiento anormal, acude a tu Estación de Servicio cuanto antes.

Para evitar olvidar la siguiente fecha de revisión de tu chaleco salvavidas (por la importancia que tiene), lo mejor es anotarla en una agenda (si somos de usarla) o en el calendario del móvil o tablet (y hasta incluso nos avisará antes).

¿Qué revisan en la Estación Autorizada?

Nos deberán verificar el sistema de inflado y el conjunto del chaleco. Puntos importantísimos a revisar, además del sistema de hinchado automático, son la boquilla exterior, el tubo de inflado bucal, las cámaras de aire, las cinchas, las hebillas de ajuste, el silbato, el color del chaleco, sus elemento auxiliares como luz, batería y reflectantes y la caducidad de alguno de sus elementos.

Posteriormente habrá que comprobar la eficacia del dispositivo de activación y se le pasará un test de presión.

En cuanto a la botella de CO2, deberán pesar el cilindro para comprobar que esté lleno (sin fugas) y se inspeccionará visualmente para comprobar que no tenga signos de estar perforado, picado u oxidado.

¿Qué hacer después de usarlos? ¿Los podemos reutilizar?

La respuesta es un SÍ rotundo. Podemos reutilizarlos tras haberlos revisado y haber determinado qué elementos necesitan ser recambiados en nuestro chaleco salvavidas.

Después de haberlo usado, desinflaremos nuestro chaleco salvavidas lo antes posible, lo limpiaremos y lo dejaremos secar muy bien antes de plegarlo para guardarlo comprobando al detalle el estado de sus costuras, velcros, hebillas, tela…

Hay que cambiar las baterías de luz de seguridad si se activan antes de guardarlos

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que cambiaremos sí o sí las baterías de la luz de seguridad si se han activado tras sumergirse en el agua o si los sellos se hubiesen roto por cualquier otra circunstancia.

¿Dónde comprar recambios para chalecos salvavidas inflables?

En todo caso haremos caso a las instrucciones del fabricante y a nuestro experto náutico de confianza. En nuestra web encontrarás todo lo que necesitas en cuanto a los mejores recambios y repuestos y estamos a tu entera disposición. Chalecos salvavidas, repuestos, recambios y soluciones hay muchos pero vida sólo hay una. No te la juegues jamás.